Tapenade con higos secos

Casi un mes sin publicar. Una eternidad. Unos días que se han caracterizado por despedidas y bienvenidas. Lo más duro ha sido perder a alguien querido, una persona que en ocho meses ha dado una lección de vida para la que apenas tengo palabras.

En este mes que ha pasado desde mi última entrada también he reflexionado sobre toda una serie de personas que formaron parte de mi vida en una etapa y con las que desde hace muchos meses el vinculo ya no existe. Con los años aprendes que hay gente que un día entra en tu vida, la comparte durante un tiempo e igual que entra decide salir, o bien eres tú quien decides que quieres que salgan. En cualquier caso todo ello es positivo. A veces cuesta verlo, pero con el tiempo y algo de distancia, a todas esas personas les agradeces el tiempo compartido y lo aprendido. Lo bueno y lo malo. Porque todo ello enriquece y te hace alguien más completo.

También ha habido bienvenidas en estas cuatro semanas. Por un lado a personas a las que tras mucho FaceTime finalmente he podido conocer y con las que he compartido unos momentos estupendos. Por otro, a personas que tras un tiempo alejadas vuelven a estar en mi vida y con las que espero en esta etapa seguir creciendo día a día. Porque son ‘the right kind of people’… y porque nada ocurre por casualidad…

Y no me olvido de las personas que siempre están, contadas con los dedos de una mano, pero que siguen demostrándome a diario y sin saberlo a veces, por qué el vínculo que nos une es indisoluble. Gracias.

Y para volver yo también, pero a la rutina del blog, os traigo un aperitivo en mi línea, sencillo de hacer, y esta vez nada ligero, sino calórico. Mucho. Pero qué más da. Ya es otoño en media España menos aquí, y por tanto los trikinis y bikinis ya son historia…

INT

Tapenade con higos secos

(Fuente/Source)

Ingredientes

  • 120 gramos de higos secos

  • 100 gramos de aceitunas negras sin hueso

  • 100 gramos de aceitunas verdes rellenas de anchoas

  • 1 cucharada de romero seco

  • 1 cucharada de vinagre balsámico

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

IG

Elaboración

  1. Picar con cuchillo las aceitunas y los higos a trocitos pequeños. Es mejor evitar el uso de un robot de cocina para esto ya que acabaríamos teniendo una pasta de aceitunas e higos y no es lo que queremos.

  2. Poner las aceitunas y los higos picados junto con el resto de ingredientes en el vaso de una batidora de mano y triturar hasta obtener la textura que más nos guste. En caso de que veamos que el tapenade es muy denso, podemos aligerarlo con un poquito más de AOVE.

  3. Servir sobre tostas, solo o con queso de cabra, una combinación súper buena.

Nos vemos esta semana.

Yt

7 Replies to “Tapenade con higos secos”

  1. Como siempre, reflexiones de lo más acertadas, justo el día en el que encajan a la perfección. La tapenade? Una delicia maravillosa.

  2. Siento la pérdida de ese ser querido Glo. Te mando todo mi cariño.
    En cuanto a las amistades, no lo podías haber explicado mejor. Unas vienen, otras van, otras ( pocas ) están siempre…
    En cuanto a las que se van, yo pienso que si no siguieron a nuestro lado es por que la relación ya no daba para más. Toca recordar los buenos momentos y a otra cosa mariposa !

    La Tapenade. Quitivoidisí. Con lo que me gustan los higos ! #caloriasvenidami

    Besos mil pa mi Glo.

  3. Siempre me gustan tus entradas porque absolutamente “siempre” me resultan útiles y las hago enseguida.. Creo que con este tapenade me va a pasar lo mismo…
    Un besote,
    Mar

  4. Siento mucho tu perdida, Gloria. Ya sabes que de un modo u otro, te entiendo y te mando un abrazo.
    Respecto a la receta, ya sabes que me encanta practicamente todo lo que haces, y esta tapenade, no es excepción. Y además original a más no poder.
    Un abrazo
    Maite

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *