Pasta de fiambre.

Hoy, en unas horas, debería estar camino de Madrid, pero mi aversión a viajar en autobús hace que en su lugar esté publicando esta entrada en un día libre. Vivo en una Comunidad Autónoma donde el transporte público es lo peor, digan lo que digan, y nos vendan las motos que nos quieran vender. El avión a Madrid, incluso esperando a última hora es muy caro, superando las tasas el coste del viaje en sí (aberrante). Si quieres pasar un fin de semana allí, ir un viernes por la tarde y volver un domingo, es imposible. Ir el sábado y volver el domingo, ídem, no hay vuelos. El tren es una opción que jamás contemplo. Viaje eterno, como eternas son las cinco horas que tardas en autobús. Creo que mi aversión a viajar en este medio viene de la cantidad de veces que hice el trayecto entre Badajoz y Cáceres cuando estudiaba la carrera. He montado en todo tipo de autobuses, y si bien no soy de las personas que se marean en los viajes, cada vez que he tenido que pasar más de tres horas en un autobús he acabado con dolor de cabeza, el estómago hecho polvo y el día fastidiado. Hacer un trayecto largo en autobús es algo que simplemente me bloquea.

De manera que este par de días libres, lluviosos a más no poder y grises, los pasaré en la cocina. Y si bien la semana pasada no hubo The Snacky Side, hoy retomamos sección con algo que se prepara en cinco minutos y para lo que realmente no tengo un nombre (como para mi aversión al autobús: ¿autobusfobia?). Es una pasta hecha a base de fiambre (jamón cocido)  pepinillos y nata fresca, si bien yo he utilizado varias cucharadas de picadillo de variantes (pepinillos, zanahorias y coliflor en vinagre) que hay en Mercadona. No hay truco, se pica el fiambre muy pequeñito, se añade el picadillo o los pepinillos con un par de cucharadas de nata fresca y trituramos, ajustando la consistencia añadiendo más o menos nata fresca según nos guste. Se puede tomar con galletas saladas, picos, incluso como relleno para un sandwich, yo he hecho unos bastoncillos de hojaldre con los restos que me quedaban tras preparar los hojaldritos de almendra publicados el pasado sábado.

INT

Vuelvo el sábado con una receta que os va a encantar.

Yt.

3 Replies to “Pasta de fiambre.”

  1. Hola guapa!! Estas recetas nos encantan (bueno, me encantan que soy yo la que cocina!) para cenas y picoteos varios! Lástima que yo no soy de jamón cocido…pero a lo mejor lo intento….jajajaja!
    Te hacía en Madrid Gloria…pero ya veo que no…que lo del tema del transporte es chungo!
    Un beso y cocina muuuucho estos dos días…guapa!

  2. Ohhh, qué lástima esto que cuentas… sé de lo que hablas… he hecho algunas veces la ruta en ese autobús a Madrid desde Mérida con la parada en esa estación milenaria donde te obsequiaban con un refresco para hacer más leve el martirio… jajajaja… Pues tú te quedas sin viaje pero nosotros ganamos en propuestas teniéndote en la cocina… me encanta esta propuesta y estoy deseando ver la próxima. besazos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *