Zabadee el Mishmish

Quienes tienen la fortuna de conocerme, aunque sea un poquito, una de las primeras cosas que enseguida saben de mí es mi afición a la música. No concibo mi vida sin ella. Desde muy pequeña he estado expuesta a casi todos los géneros, mayormente música anglosajona, y hasta que apareció internet en mi vida de manera “decente” (léase, desde que el ADSL sustituyo a ese router chirriante que todos hemos tenido en casa) confieso que he gastado una fortuna en ella. No puede haber un día sin música. Hay canciones que miden espacios, que te trasladan a lugares, que te hablan de personas, que tocan donde más duele… y canciones que te vienen a la cabeza como banda sonora de un postre. Sí, lo que habéis leído.

Recuerdo ser pequeña, muy pequeña, quizás algo más de doce años, cuando le pedí a mi padre que al volver de un viaje a Madrid me trajera un cassette que ni en sueños era posible encontrar en Badajoz: “Pyramid” de una banda a la que encuadraron como “rock progresivo” y que a mi, gracias a dos personas de mi familia, me tenía totalmente enganchada: The Alan Parsons Project. Y mi padre apareció con el encargo, el cual escuché cientos de veces memorizando como ha sido siempre mi costumbre todas y cada una de sus letras, que en este caso hablaban del poder de las pirámides y de la fuerza que en ellas se oculta. Sí, no pongáis esa cara, yo casi nunca he sido lo que se dice una niña muy “normal” ;).

Y todo esto viene al caso porque cuando decidí preparar la receta que os traigo hoy, lo primero que me vino a la mente fue ese disco y una canción cuyo enlace os dejaré al final. La receta la encontré en el blog de una mujer estupenda que conocí a través de Google Plus, dicharachera donde las haya y que cuenta con su propio show de cocina en esa red: Azlin Bloor. La receta es un postre egipcio, una especie de pudín de albaricoques, queso y miel que es una verdadera delicia: Zabadee el Mishmish. Vamos a prepararlo.

SPOON2

Zabadee el Mishmish

(Fuente/Source)

Ingredientes

  • 200g de albaricoques secos (o frescos si es temporada, como ahora) puestos en remojo la noche previa en agua a temperatura ambiente.

  • 4 cucharadas de miel

  • 1 cucharada de azúcar

  • 150g de queso cottage

  • 150ml nata (originariamente se utiliza yogur pero yo he seguido la receta literal de Azlin que lo sustituye por nata)

  • 2 cucharaditas de gelatina en polvo

  • Media cucharadita de agua de rosas

  • Pistachos para decorar

INT2

Elaboración

  1. En una cacerola pequeña vertemos la nata y espolvoreamos la gelatina sobre ella, dejándola reposar unos 15-20 minutos.

  2. Mientras, escurrimos los albaricoques y junto al queso y el azúcar trituramos todo ello en una batidora de vaso o en nuestro robot de cocina. Vertemos el contenido en un bol de cristal grande.

  3. Calentamos la nata y la gelatina a fuego bajo removiendo constantemente hasta que esté bien disuelta.

  4. Añadimos la mezcla de gelatina y nata, la miel y el agua de rosas a la de albaricoques y mezclamos bien.

  5. Servimos la mezcla en los vasitos o cuencos donde la vayamos a servir y la dejamos enfriar un mínimo de 4 horas, por lo que este postre es perfecto para prepararlo de un día para otro.

  6. Espolvoreamos con pistachos y/o almendras antes de servir y ¡a disfrutarlo!

Os veo el lunes con una receta bizcochera. Esto es un no parar. Mientras, os dejo con la banda sonora del postre de hoy, que además, quien sabe, puede que tenga un cierto aire premonitorio ;). Buen fin de semana:

14 Replies to “Zabadee el Mishmish”

    1. Me alegra que te haya gustado la entrada Mar! Si haces Zabadee un día de estos, házmelo saber! Un besote.

  1. Yo también escuchaba una y mil veces a Alan Parsons Project, y de las piramides ya ni te cuento. He soñado toda mi vida con entrar en una, y creo que no hay libro/novela sobre el Antiguo Egipto que no haya leído.
    Así que en cuanto pueda hago esta receta, que me ha parecido maravillosa.
    Como te dije en IG, eres mi Hatshepsut particular !

    1. Gaby de mis algodones egipcios! (aquí no vale eso de “mis entretelas”) que me compares con Hatshepsut es un piropazo de esos que no se olvidan! Porque es un postre frío que si no, te devolvía el piropo con unos cuenquitos de Zabadee!
      Quiérote!

  2. Bueno, bueno, bueno…. ¿Te has propuesto alegrarme el día por partida doble? Me chiflan receta y banda sonora. Te diré que mantengo mis suscripción a la revista National porque es una fuente inagotable de conocimientos sobre Egipto. Así que esta receta, en cuanto encuentre un hueco, cae fijo!
    Buen finde!

    1. Chuli! Cuando la hagas la vas a repetir y la vas a preparar para algún evento, fijo. Estoy segura. Y del NG mejor no hablo porque me pone los dientes largos…muy largos… 😉

  3. ¿Te quieres creer que ayer estábamos en el coche y empezó a sonar “Stayin alive” de Bee Gees y mi comentario fue: “¿Cómo es posible que con oír una canción te traslades en el tiempo?”, y es que la vida sin música no sería lo mismo 😉
    Este postre pineado queda

    Besotes

  4. La música tiene mucho poder… dice que amansa las fieras!!! 🙂
    El postre me ha encantado y ya estoy pineándolo para probarlo en cuanto encuentre albaricoques que merezcan participar en esta delicia.
    besos

    1. El postre es una auténtica delicia. La próxima vez que los haga será con los albaricoques bastante maduros (tip 😉 ).

  5. Que sería de nosotros sin la música!! y sin los postres!! pues como que he visto que usabas pistachos y vengo repletita de ellos, que mi pobre madre se ha pasado las tardes de agosto abriéndome de sus árboles para que me dedique a mi afición de hacer postres. Vamos que te sigo, si te apetece pasarte por mi blog por ahí debe quedar. Nos vemos en el reto!!

Leave a Reply to Sofia de la Torre Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *