Tortellini empanados.

Otra semana que se nos ha ido. Otra semana donde, si os gusta estar informados como me pasa a mi (y eso que me pesa, porque viviría mucho más feliz sin tener idea de nada), la apatía, la desazón y la incredulidad han vuelto a dominar. Ver como ya estamos en plena pre campaña electoral, pese a que nos quedan 6 meses para las municipales y autonómicas y un año justo para las generales, hace que me eche a temblar pensando en lo que nos queda por oír de todos los políticos día tras día, semana a semana, mes a mes. Lo peor, saber que todas esas promesas que escucharemos de esos que dicen ser “nuestros representantes” volverán a ser papel mojado en su mayoría, un conjunto de herramientas para que a los que aún creen en algo a nivel político, voten. Me fascina pensar que a día de hoy haya quien aún crea en una filosofía de partido, en unos ideales, sean del signo que sean. Para mí ya no existen, han desaparecido. Y lo peor es que ni siquiera las nuevas corrientes que aparecen me resultan creíbles, por mucho que se empeñen en enfocar sus líneas de actuación en esos temas que a todos nos escandalizan. Y es que visto lo visto, me resulta imposible no pensar que tarde o temprano, todos acabarán siendo lo mismo, un grupo de personas que mientras gestionan el país de una manera u otra estarán también gestionando sus propios intereses.

Si hemos visto que personas con posiciones políticas en su día importantes, a las que no les hacía falta nada en la vida han caído en las redes de la avaricia, de la codicia (creo que todo se resume en esto, en el “amasar” cuanto más mejor) se han dejado tentar por todo aquello que rodea al poder, ¿qué o quién me garantiza que esto no va a seguir pasando? Y si esto pasa a esos altos niveles, no quiero ni pensar en niveles más bajos, más de “andar por casa”. Todo lo que vemos últimamente, y lo que puede que nos quede por ver (ojalá y cada caso de corrupción que exista en este país a cualquier nivel acabe saliendo a la luz), no es más que una demostración de lo fácil que es para ciertas personas tentar y para otras caer en ciertas tentaciones, creyéndose no sé por qué, ambas partes, impunes. Y lo peor, es una muestra de como personas que ocupan cargos políticos de responsabilidad olvidan que su única función es devolver con creces a los ciudadanos la confianza que les demostraron poniéndoles en esos cargos de manera temporal, haciendo única y exclusivamente lo que se supone que deben hacer: intentar que la sociedad en la que vivimos sea mejor a todos los niveles. Algo que tristemente hoy es una utopía.

Y como esta historia es la de nunca acabar, y poco más se puede decir, vamos con la receta de hoy sábado, una tontería que he visto muchas veces en varios blogs y en Pinterest y que quería probar. El resultado me ha gustado, y gracias a que sacian porque la pasta va rellena, no tenemos la tentación de tomarnos todo un paquete entero ¿o sí?.

INT

Tortellini empanados

Ingredientes:

  • Un paquete de tortellini, el que más nos guste, estos eran de jamón y queso azul.

  • Pan rallado a ser posible grueso, tipo Panko

  • Un huevo batido

  • Especias al gusto.

Elaboración:

  1. Cocemos la pasta el número mínimo de minutos que indique el paquete.

  2. Escurrimos bien y empanamos, primero envolviendo en huevo batido y luego en el pan rallado al que habremos añadido las especias que más nos gusten.

  3. Horneamos en horno precalentado a 190ºC hasta que el empanado esté dorado.

  4. Enfriamos en rejilla y listos.

Son un snack diferente que hay que probar para saber si convence o no. Como idea para quitar el “gusanillo” con una cervecita son una opción estupenda, eso sí, siempre que no nos pasemos porque como he dicho, llenan. Me queda probarlos en versión frita, otra opción.

Nos vemos el jueves. Se acaba noviembre y empieza la “campaña navideña” ;).

Yt.

5 Replies to “Tortellini empanados.”

  1. Hola Gloria; qué snack más curioso, sí!!! y fritos, y, quizás en tempura, pueden quedar muy ricos también. PD: la próxima semana voy a Londres, pero, en cuanto regrese, ese café seguro que llega más pronto que tarde, porque suelo ir mucho por Badajoz. Buen sábado 🙂

    1. ¡Hecho!Las tardes excepto las de los martes, las tengo todas libres, al igual que los viernes, así que cuando quieras!
      Disfruta de mi ciudad europea favorita.
      Un beso!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *