Galletas sablée

Además de estar en plena campaña electoral estamos en plena etapa de Primeras Comuniones, y por tanto en plena etapa de celebraciones desmadradas. Sí, desmadradas, porque sigo pensando que se nos ha ido la cabeza, que hemos perdido el norte y que en la mayoría de los casos no pensamos en lo que de verdad significa tomar la Primera Comunión, sino que nos dejamos llevar por todos y cada uno de los detalles que rodean tanto la ceremonia como la celebración posterior. Adornos florales, reportaje fotográfico (a veces más de uno), comida y/o cena posterior, trajes, regalos, invitaciones…todo un despliegue, todo un derroche, todo un sinsentido en mi opinión. Yo hice la Comunión en traje corto, era la única de todo el grupo que no iba vestida cual novia (mi madre ha sido siempre una “visionaria”), de manera que pude llevar ese mismo atuendo en varias ocasiones hasta que dejó de servirme. No hubo celebración tipo boda, sino una merienda en la casa de mis abuelos, con mis tíos y con los primos que por entonces tenía. ¿Qué ha hecho que todo cambie tanto y que a día de hoy apenas se hagan este tipo de celebraciones íntimas o caseras? ¿De verdad es necesario este despliegue? ¿Qué será lo próximo que nos toque desvirtuar? Me pierdo, porque no lo entiendo. Se me escapa.

Y de donde no se escapa nada es de mi cocina. Ahí todo se aprovecha, como mi traje de Comunión 😉 . La receta de hoy es de esas que denominamos “de restos”, en este caso, dulces. Cuando elaboré la Tarta Tatin para el reto Cooking the Chef del mes pasado, me sobró masa (en dicha publicación tenéis la receta de la masa) y en lugar de repetir tarta o utilizarla para otro tipo de tartaleta hice lo más fácil, estirar la misma entre dos láminas de papel film, cortarla en cuadradillos pequeños, espolvorearlos con un poco de canela y hornear. ¿El resultado?

Galletitas de masa sablée.

INT1

Unas galletitas estupendas para tomar con un café o té si es que sois del “bando hierbas” 😉 .

IGINT2

Nos vemos el lunes.

Yt.

8 Replies to “Galletas sablée”

  1. Pues para ser una receta de aprovechamiento te ha quedado genial!! y por supuesto estoy de acuerdo con tu opinión de las comuniones, solo te ha faltado hablar de los regalos, que superan ya lo de las listas de bodas. en fin..

  2. Son potentes, la masa recuerda que es mantequilla básicamente, pero desde luego, una perdición. Tal cual.

  3. Olvidé mencionar los regalos, tienes toda la razón Carmen, pero dado el despliegue que hacen las familias en estas fechas, los regalos es algo que se supone que va “al nivel” del evento. Tremendo. Un besote grande.

  4. Esta receta es de 10!!!
    Me encantan estos “aprovechamientos”, hay que procurar no tirar nada de nada.
    En cuanto a lo de las comuniones… Yo no soy católica hoy día, soy evangélica (protestante); y veo con gran estupor este tema de las comuniones, pero cuando tenía los 9 o 10 años hice la comunión con mi hermana, las dos de corto y lo celebramos en casa, una buena merienda todo sea dicho, junto con la familia, y los regalos totalmente prohibidos. Mis padres tenian motivaciones espirituales para que la hicieramos, y no meramente “obligaciones sociales”. Pero aunque fuimos contracorriente a lo que se empezaba a hacer, no tiene ni punto de comparación con lo que hoy se hace. El otro día me contaba una vecina que habian estado en una capea, que formaba parte de la celebración de una comunión de una familiar… ¡De locos!
    En fin, que espero que algún dia de estos la gente recobre la cordura 😉

  5. Me encanta esa visión, también yo hice mi primera comunión de corto y era la rara de todos, no teníamos para esos lujos, y eso del reciclaje de alimentos me he vuelto experta … Me gustan tus ideas, tus recetas y tu blog, besitos

  6. Gracias por estar ahí Alejandra! Me alegra que el blog siga gustándote y me gusta mucho compartir risas en las redes contigo. Un besote muy grande.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *