Bocaditos de Ritz, chocolate y Jiff

la receta que os traigo hoy me alegro de haberla hecho hace tiempo y de que no quedase rastro de ella en casa, porque no me habría durado ni medio asalto.

Aviso que no es apta para quienes estéis a dieta “post-Navidad” ya que cada unidad, por pequeña que sea, es un pelotazo calórico que para colmo se toma una sin darse cuenta porque realmente no empalaga. Y es que las galletitas saladas, rellenas de Jiff crujiente (no concibo otra mantequilla de cacahuete que no sea esa) y cubiertas de chocolate negro convierten a estos bocaditos en algo realmente adictivo.

Bocaditos de Ritz, chocolate y Jiff.

INT

Como imaginaréis no hay receta, más allá de comprar los tres ingredientes y ni elaboración detallada ya que la única “complicación” es fundir el chocolate como más os guste, al baño María o en el microondas. El resto es poneros a ello y disfrutad.

Nos vemos el jueves, con un aperitivo de esos “que lucen” y que os va a encantar.

Yt.

SaveSave

14 Replies to “Bocaditos de Ritz, chocolate y Jiff”

  1. Está claro, en esta vida sólo tenemos que intentar disfrutar y vivirla lo mejor que podamos. Estar bien es lo más importante, y lo demás, se irá solucionando poco a poco. Esa amiga va a necesitar mucha fuerza. Por desgracia, sé lo que es tener esa enfermedad tan cerca, y sólo podemos hacer eso, animar! Y cocinarle estas cosas ricas! te lo va a agradecer un montón!

  2. Siento lo de tú amiga, esos tragos son difíciles de digerir.
    Ánimo, mucho ánimo a las dos. A ella para luchar con fuerza, y a ti para acompañarla, animarla y darle todo el apoyo que necesita en estos momentos.
    Estoy con Maxim y contigo: Todo irá bien !
    Besos grandes a las dos.

  3. Esa amiga necesita mucho ánimo y alegria a su alrededor; y te lo digo desde la experiencia en carne propia 😉
    Y digo yo ¿porqué cuando estamos con momentos de ansiedad nos da por comer, y comer cosas hipermegacalóricas? Seguramente que se produce algún proceso químico que lo provoca, pero podria ser, como bien dices, lechuga o espinacas, vamos, seria más fácil de sobrellevar.
    Besos

  4. Hola Gloria! precioso y enérgico post ¡Sí señor! La verdad, es increíble como de repente y de forma inesperada, aparecen las enfermedades y te cambian la vida. Yo también lo estoy viviendo de cerca, pues mi ami prima de 29 añitos le detectaron la enfermedad hace algunos meses -ay veces, que lo pienso y aún no me o creo-.

    A mí también me da por comer dulces los días de bajón y si llevan chocolate mucho mejor 🙂 No he probado esta peanut butter jiff, ay ay ay… Me encanta la mantequilla de cacahuetes, pero desde que vine de Londres no la he vuelto a tomar (allí creo que me saturé, solía comprar la Whole earth Crunchy organic, un vicio!!!; si no la probaste, te animo a ello, está riquísima).

    Un abrazo Gloria y ya verás que todo va bien!

    Raquel

  5. Hola preciosa!!! Cuantos días sin dejar una palabra por aquí…aunque de visita si que he pasado, eh???
    Hoy me has tocado la fibra…ya sabes que hemos tenido en casa algo similar..y eso jode mucho! Lo mejor, estar con la persona afectada y darle ánimos…es lo único que se puede hacer y eso si: pensar que todo va a ir bien…que li irá!
    Gracias por esta receta de chocolate…si la hago, te cuento!
    Un beso guapa!

  6. Muchos ánimos para esa persona querida y para los que estáis con ella.
    A mí también me da por el dulce cuando estoy de bajón, pero bueno, mejor
    me dé por el dulce que no por otra cosa 🙂
    besos

  7. Muchas gracias Aisha! y esa la relación ansiedad/dulce…yo sigo diciendo que ya me podría dar por lanzarme a las zanahorias o la lechuga! ajada.
    Besotes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.