Pesto rojo.

Desde hoy entramos de lleno en la vorágine navideña: tiendas que no abren por las noches casi de milagro, restaurantes sin hueco por culpa de las cenas de empresa y amigos, calles abarrotadas los fines de semana con gente que sale y entra de las tiendas en “modo-zombie-robot”, música insoportable en cada una de ellas…en fin, todo eso que conocemos también y de lo que ya he hablado en varios post anteriores (ESTE o ESTE) con lo cual no voy a repetirme.

Digamos que para mí estas fiestas están totalmente desvirtuadas, y cada año que pasa creo que más. Me alegro por los establecimientos que hacen su agosto en diciembre, pero me agobia ver como mucha gente gasta lo que no tiene, recurriendo a los trucos que para que sigamos consumiendo utilizan las grandes superficies. Me superan esas prisas y “pánicos” que se ven en muchas personas el día previo al de los regalos (porque ya no es solo Reyes, hay también regalos en Navidad), donde se ve claramente que en un alto porcentaje se compra por comprar, porque “hay que regalar”. Y me apena ver como nadie se da cuenta en estos días de que estamos incorporando de manera inconsciente a los más pequeños en un mundo de materialismo del que probablemente ya les sea difícil salir. Que haya niños que esperen el catálogo de juguetes de El Corte Inglés como agua de mayo para acabar marcando casi un objeto por página y escribir cartas a los Reyes que más parecen listas de compra es algo que no deja de asombrarme. Hay un anuncio de Ikea de este año que me gusta bastante y que a la vez me lleva a darle un giro al concepto que plantea y a hacer la siguiente reflexión: ¿qué pasaría si muchos niños que a día de hoy están acostumbrados a tener regalos año tras año no solo en sus casas, sino en las de abuelos e incluso tíos de repente recibieran este año como único presente un cortador de galletas? Creo que todos sabemos la respuesta, y lo que es peor, creo que nadie está dispuesto a hacer el experimento. Entonces, ¿estamos o no convirtiendo a las generaciones más pequeñas en víctimas del consumismo atroz de nuestros días? Ahí lo dejo.

Ahí lo dejo y aquí os traigo la receta de hoy, que como todas las de este blog se tarda nada en hacer y está bien rica. Se trata de un pesto rojo que en medio minuto está listo y con el que corremos el peligro de tomarlo a cucharadas y ni siquiera utilizar panecillos o galletitas para acompañarlo. Así de rico está.

INT

Pesto rojo

Ingredientes:

  • 1 bote de tomates secos en aceite de oliva

  • 100 gramos de nueces picadas

  • 15 gramos de queso parmesano

Elaboración

  1. Vertemos todos los tomates (bien escurridos de aceite), las nueces y el parmesano en un recipiente apto para nuestra batidora de mano y trituramos hasta conseguir la textura de pasta que más nos guste. Si vemos que la mezcla es muy densa, añadimos poco a poco aceite de los tomates hasta obtener el resultado que queramos.

  2. Acompañamos de galletitas saladas, poquitos de pan o en mi caso, de estas galletitas de pan de lo más navideño de la marca Bimbo que encontré en el súper no hace mucho.

Volvemos el lunes con un sandwich.

Yt.

 

 

 

 

6 Replies to “Pesto rojo.”

  1. Me encanta el pesto… y encima rojo! yo creo que si vivieramos más cerca nos estaríamos pasando platos continuamente! me encanta todo lo que haces! ¿y esas galletitas tan monísimas? En cuanto a tu reflexión, tienes toda la razón del mundo, yo cada año me agobio antes de la música, los turrones desde octubre en los super y el modo zombie en las tiendas! besotes

  2. El pesto espectacular!
    En cuanto a tu reflexión… tienes toda la razón del mundo. Nosotros como vivimos lejos de la familia pues ese problema lo tenemos resuelto. Intentamos no inculcar a nuestra hija esa obsesión de comprar por comprar.
    besos

    1. Gracias Aisha!, creo que en general todos, y a todos los niveles, deberíamos parar y hacer un mínimo de reflexión sobre lo que nos rodea, sobre si vamos por un camino lógico y correcto. Nunca es tarde para corregir! Un besote.

  3. He venido directa a esta receta para leer tu tan acertada “intro”…tienes tanta razón!!
    Yo cada dia que pasa vivo estas fechas que antes eran mágicas, como una época de agobio…agobio por esos regalos que nos vemos “obligados” a hacer, sin ganas y comprando cualquier cosa por no quedar mal. Estamos convirtiendo las fiestas en una excusa para gastar lo que la mayoría no tenemos y ni tan siquiera disfrutamos con ello!!!
    Vi el vídeo de Ikea y como a ti, me gustó y me hizo pensar, pensar en lo que estamos haciendo de nuestros hijos. Hemos olvidado lo que de verdad cuenta..espero que seamos capaces de dar un paso atrás..aunque soy pesimista al respecto 🙁
    Y bueno, de tu pesto solo decir que me encanta..aún más tus fotos. Son divinas!! llenas de luz casi mágica y el color!!! magnificas Gloria!!!
    Besos de tu curly 😉

    1. Juana, muchísimas gracias por pasarte a verme. Yo no tengo críos pero por todo lo que veo a mi alrededor y en todos los sentidos creo que deberíamos parar, poner el freno por un momento e intentar recapacitar. ¿De verdad is it too late?.
      Muchísimos besos my curly babe!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *