Pesto de lentejas para Rústica con Botas

Cuando Juana (La cocina de Babel) me comentó que quería proponer mi nombre para el reto Rústica con Botas del mes de mayo me entró un ataque de risa nerviosa, esa que surge cuando estás muy contenta y a la vez descompuesta. Mi primera reacción fue decirle que no. ¿Qué podía yo aportar a ese reto capitaneado por dos grandes blogueros como Raúl (El Oso con Botas) y Mayte (Rústica)? Ella no insistió, me cambió el tema de la conversación y no fue hasta el día siguiente cuando contactó de nuevo para decirme: “ya te he propuesto”. Mi negativa creo que no debió sonar muy convincente ;). De nuevo la risa floja, pero conforme pasaban los segundos mi cabeza iba a la vez enviándome mensajes que no podía ignorar. Participar en el reto significaba muchas cosas, sobre todo que sus creadores veían con buenos ojos que alguien prácticamente anónimo como yo tuviera cabida en el mismo, lo cual es muy positivo no solo a nivel personal, en relación a mi blog, sino como oportunidad para que otras personas que son igual de desconocidas que yo en este mundo vieran que hay vida más allá de nuestros seguidores de siempre. Por ello no puedo sino agradecer de todo corazón a los tres: Juana, Raúl y Mayte, el que hoy Ytreats sea un pedacito de Rústica con Botas.

El paso siguiente era lógicamente ver qué receta preparar, qué ingredientes sugerir. Tenía claro que iba a ser una receta salada, que debía llevar algún ingrediente de temporada y que tenía que ser en cierta medida “diferente”. Me acordé entonces de uno de mis libros de cocina favoritos “Lunch at the shop”. Hace tiempo que dejé de comprar libros de cocina. Ya solo adquiero aquellos que me aportan algo más que recetas o fotos bonitas, me gusta que cuenten historias. Y este libro la tiene. Su autor, Peter Miller, es el dueño de una librería en Seattle, y desde hace varios años cocina a diario junto a su plantilla el almuerzo en la propia tienda. Sin horno, sin fuego, solo con los productos que cada temporada ofrece el mercado. Siempre tienen a mano limones, perejil, fruta, queso, encurtidos y aceitunas, así como pan, arroz, pasta o lentejas ya listas para tomar. Apenas utilizan salsas, no hay nada para fundir y la verdura no se utiliza como adorno. No se trata de cantidad ni de preparar algo elaborado. Se trata de jugar con los sabores, de emplear ingredientes de calidad, de presentarlos de manera cuidada y de disfrutar la compañía se tiene durante el almuerzo, aprovechando en su caso el momento para “crear comunidad” con el resto del equipo.

El libro es sin duda todo un alegato a favor de esa comida que parte el día y que como comenta su autor, debe entenderse como una oportunidad para olvidarnos del ordenador, del móvil y disfrutar la pausa, haciendo de ella algo personal y agradable. Y todas y cada una de las recetas que contiene son sencillas, originales, “hablan”, tienen algo que contar, así que pensemos que estamos en Seattle, trabajando en la librería de Peter y que es la hora del almuerzo.

Como ya sabéis para el reto debía elegir tres ingredientes principales y tres secundarios. Los primeros fueron: lentejas, espinacas y nueces; los segundos: albahaca, limón y lácteos. Y este es el resultado:

INT

Pseudo pesto de lentejas:

Ingredientes

  • 80 gramos de nueces

  • 200 gramos de espinacas frescas

  • Un puñado de hojas de albahaca

  • 150 gramos de lentejas (cocidas en casa o de bote)

  • Un ramillete de perejil fresco

  • 1 diente de ajo grandecito bien troceado.

  • 25 gramos de parmesano rallado

  • 1 limón

  • 1 yogur griego

  • Un chorro de buen aceite de oliva

  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. En una sartén muy caliente tostar las nueces ligeramente unos 5 minutos. Pasarlas a una tabla y cortarlas en trocitos pequeños.

  2. Cortar las espinacas bien lavadas y secas junto con la albahaca en pequeños trocitos.

  3. En un bol grande colocar las lentejas y añadir las espinacas, albahaca, perejil, el ajo y el queso parmesano. Añadir el zumo del limón y el yogur. Mezclar bien.

  4. Cuando todos los ingredientes estén bien combinados incorporar en un hilo el aceite.

  5. Salpimentar al gusto y terminar espolvoreando las nueces tostadas.

Yo he colocado esta delicia sobre unas rebanadas de pan de centeno, pero estará igual de buena sobre el pan que más os guste, o sin él, tomándolo con ensalada. Es una combinación que puede chocar pero que está exquisita. Como las propuestas que con los ingredientes mencionados están esperando vuestra visita en El Oso con Botas y Rústica. Pasad a verlas.

Nos vemos el sábado. Buena semana.

Yt.

14 Replies to “Pesto de lentejas para Rústica con Botas”

  1. Acabo de enamorarme de esta propuesta, un pesto en toda forma, silvestre e irresistible. Todos los sabores que nos has propuesto son deliciosos y dan mucho juego para crear, divertirse y sobre todo dejar que el tiempo vuele en buena compañía y sabores.

    Ha sido todo un placer compartir cocina virtual contigo, me ha encantado no solo descubrir tu blog, sino tu energía y buen rollo Gloria! Muchas gracias por aceptar ser nuestra invitada de este mes.

    Un abrazo y mucha buena vibra!!!

    1. Mayte el placer ha sido mío. Muchísimas gracias por aceptarme en el reto y por haber dado un paseo por el blog. Espero que volvamos a encontrarnos pronto.
      Un fuerte abrazo.

  2. Como me alegro que estés en este reto…muy contenta por ti!
    La receta es genial, de las que más me gustan (ya sabes que soy de salado!)
    Sabes…aun soy de las que me alegro de los progresos de los demás…jajajajajaja!
    Un super beso y feliz semana guapa!
    Gemma

    1. Gemma muchísimas gracias! Ha sido una sorpresa estupenda y estoy muy contenta. Sé que te alegras de corazón, porque lo tienes grande grande…casi como el Ampurdá! 😉 Un beso grande.

  3. huau Gloria…sé perfectamente como te sentiste…he pasado por esto también!!!!!
    Me encanta tu propuesta.. bueno las tres. Son ensaladas frescas, deliciosas de sabor, sanas adaptables al tiempo que nos viene.
    Me quedo con ganas de preparar las tres…que será.
    Besos
    (interesante ese libro!)

    1. Las propuestas son desde luego merecedoras de dedicarles un huequecito pronto y prepararlas. A cual más interesante y cada una con un toque distinto. El libro es de lo más curioso, muy recomendable. Muchas gracias por pasarte a verme ;). Besotes!!!

    1. Gracias Carolina! Yo con mantenerme a flote me conformo, ni lejos ni cerca, con seguir disfrutando mientras cocino sabiendo que hay personas que como tú, estáis ahí incluso preparando alguna que otra de mis recetas me doy por recompensada. Un beso fuerte.

  4. Te entiendo perfectamente, cuando a mí me propusieron para el reto de Rústica con botas me entró un miedo escénico que ni te cuento! Y también estuve tentada a decir que no. Pero mira, al final lo pasas genial pensando los ingredientes y qué proponer para sorprenderles 🙂
    Tu receta me ha encantado, y me ha llamado mucho la atención ese libro de Lunch an teh shop. Voy a ver si puedo conseguirlo, porque como bien dices, las recetas con historia son mucho más sabrosas 🙂
    besos!!

    1. Miedo escénico, tú lo has dicho. La pobre Juana, yo diciéndole: “no, no, no, ni se te ocurra”!!! Y ella pasando vilmente de mi JAJAJA. El libro recomiendo comprarlo, es muy curioso, sobre todo por lo que tiene detrás, una historia real que sigue repitiéndose día a día en esa librería. Dan ganas de pasarse y sentarse con ellos a comer! Un besote grande y gracias por pasarte!

  5. No puedo dejar de comenzar diciendo que tu propuesta de ingredientes me ha parecido muy, muy buena…¡¡Perfecta!! . Una combinación no solo de temporada sino también por lo que pueden aportar en nutrición. Me ha gustado la base del libro, es realmente lo que deberíamos buscar para una mejor alimentación, me apunto el nombre.

    Tu receta delicada, suave y sin mucha manipulación es ejemplo del tipo de recetas que disfruto cada vez más. Gracias por haber aceptado compartir con nosotros este mes, espero que se repita una vez más. Un fuerte abrazo 😉

    1. Raúl, el libro, los ingredientes y la receta, básica donde las haya es toda una declaración de intenciones hacia algo que le comentaba a Juana este fin de semana, creo que deberíamos tomarnos más en serio el volver a las raíces, a lo básico (Back to basics), intentando conjugar todo aquello que la naturaleza nos otorga en cada temporada con los conocimientos ya existentes a nivel de nutrición, propiedades etc. Sin duda ganaríamos mucho ¿no crees? 🙂

      Un abrazo y… ¡ya sabes donde encontrarme! 🙂

  6. Gloria, me impactas, vengo de leer y ver las maravillas de el Osín y de Maytina, que me dejaron, como siempre, impactada. No me extraña que Juana #larevolvina, , una artista, te haya seleccionado y que te haya dado casi un “yuyu”, ell@s tienen un super nivelazo, tu también, enhorabuena, bsss

    1. Aún no me he repuesto casi! Fue un detallazo y una responsabilidad, pero creo que no he salido mal del “susto! 😉 Gracias por haberte pasado y comentar.
      Besotes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *