Medallones de remolacha

Son las seis y veinte de la mañana. Llevo una hora despierta y media levantada. He bajado a Rambo a una hora en la que ni las gallinas están despiertas un sábado, me he preparado un sumo y un café y aquí estoy, delante de la pantalla. Pese a que penséis que estoy loca, que esto no son horas, que vaya pérdida de tiempo, yo no lo vivo así. Me levanto siempre muy activa. Me gusta disfrutar de estos ratitos donde no se oye nada en la calle, ni en casa (bueno, sí, los ronquidos de Rambo a mi lado) para leer, escribir, o redactar como ahora hago una entrada para el blog. Y siempre con música de fondo, bajita, muy bajita, pero con ella. No concibo mi vida sin música. Quien me conoce un mínimo, lo sabe.

Hoy empieza un fin de semana con puente incluido, algo que a todos nos viene genial y donde mi plan es aprovechar y retomar ritmos que he dejado en “standby” en las últimas semanas por motivos que ahora no vienen al caso. De manera que para este sábado donde si la lluvia me deja pretendo hacer mil y una cosas, os traigo una receta realmente “tonta”, de esas que te sacan de un apuro si quieres preparar unos aperitivos algo diferentes y que por su ingrediente principal, la remolacha (esa gran desconocida) sorprende a la mayoría.

INT

Medallones de remolacha.

Ingredientes

  • 1 lámina de hojaldre

  • Remolacha cocida (yo las compro en paquetes de unas cuatro o cinco, al vacío)

  • 1 huevo batido

  • Queso de cabra para adornar/acompañar

Elaboración

  1. Cortamos la remolacha en rodajas de un cm de grosor aproximadamente.

  2. Con un cortador de galletas tomamos la medida de las rodajas de remolacha y cortamos círculos de hojaldre un poquito más grandes que el diámetro de la remolacha.

  3. Colocamos una rodaja de remolacha en el centro de cada círculo de hojaldre.

  4. Con el huevo batido pintamos los bordes del hojaldre.

  5. Horneamos en horno precalentado a 180ºC hasta que el hojaldre esté dorado y haya subido a la altura de la remolacha o un poquito más.

  6. Dejamos enfriar en una rejilla

  7. Acompañamos de queso de cabra desmenuzado, una combinación realmente rica.

Os dejo con la música que suena ahora de fondo, la de una chica que es todo sensibilidad y delicadeza.

Hasta la semana que viene

Yt.

6 Replies to “Medallones de remolacha”

  1. Buenos días Reynolds preciosa, yo también llevo ya más de hora y media por el mundo y para mi estos momentos son mágicos.
    Tengo que darte la razón en esto de que la remolacha es la gran desconocida, aunque no en mi caso.
    A mi me gusta desde cruda y rallada en ensalada toda una proeza este capricho de rallarla en crudo ya que salta ese maravilloso juguito de un color divino por toda la cocina, mi ropa incluida…jaja hasta en cremas y a partir de hoy horneada con hojaldre y con ese puntito de queso de cabra…
    Un besazo de buenos días!!

  2. La sencillez es tu arma más potente y esta recta me la llevo puesta en la memoria, porque yo, ya no retengo mucho en mi cerebro.
    Genial, como siempre.
    Mil besos!!?????

  3. No hay nada como levantarse cuando todo el mundo aún duerme… son los momentos más productivos.
    Los medallones se ven deliciosos 🙂
    besos

  4. A mí también me encanta levantarme, siempre que puedo, antes que salga el sol. En esos momentos la vida se ve de otra manera y parece que puedes hacer todo lo que te propongas… Que ricos se ven tus medallones de remolacha; tu música y tu entrada de hoy me han inspirado muchísimo, así que no te extrañe que pronto pueda aparecer alguna historia relacionada en por mi cocina, un beso guapa!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *