Helado PB

Helado de mantequilla de cacahuete

Creo que a estas alturas de película todo el mundo que me sigue en redes y en el blog tiene claro que dos de mis debilidades son el aguacate y la mantequilla de cacahuete. Tranquilos que no se me ha ocurrido mezclarlas como ya he visto en algunos perfiles de Instagram. Esa combinación la he probado y mi respuesta a vuestra curiosidad es un NO rotundo.

Hoy lo que vamos a preparar es un helado de mantequilla de cacahuete con sólo tres ingredientes y sin heladera. Una tiene cachivaches de lo más variopinto en la cocina pero aún no me he lanzado a comprar una heladera. Sé que es cuestión de tiempo, pero mientras sí y mientras no, sigo haciendo helados fantásticos con fruta congelada en la Thermomix, o “a mano” como este de hoy.

La receta se la vi a Alma hace mucho tiempo. Muchísimo, y la tenía guardada en Pinterest, ese pozo sin fondo de ideas que almacenas ordenadamente con la sana (e ilusa) intención de preparar algún día, aún sabiendo que necesitarías tres vidas para poder llevar a cabo la mitad de lo que almacenamos en nuestros “perfiles pinterestianos”.

El caso es que ante una foto de mi mantequilla de cacahuete casera en Instagram alguien me dio la idea: helado. De manera que tiré de archivos del pleistoceno medio y me encontré con esta receta que he hecho a mi manera.

Helado PB

Helado de mantequilla de cacahuete

Ingredientes

  • 200 gramos de mantequilla de cacahuete

  • 80 ml de nata 35% materia grasa

  • 1 cucharada (tbsp) de azúcar moreno

Helado PB

Elaboración

  1. En un cazo mezclamos todos los ingredientes y calentamos removiéndolos hasta que se disuelva bien el azúcar moreno, no dejando jamás que hierva.

  2. Cuando los tres ingredientes se han incorporado, retiramos del calor y dejamos templar la mezcla.

  3. La vertemos en un recipiente apto para el congelador y la guardamos allí durante una hora. Pasado ese tiempo sacamos del congelador y batimos bien con la batidora de mano.

  4. De nuevo al congelador y repetimos el proceso a cada hora, tres veces más.

El resultado es un helado con un profundo sabor a mantequilla de cacahuete. En mi caso, con mini trocitos ya que la mantequilla la hago casera como sabéis y no me gusta que quede en exceso cremosa. Podéis decorar con plátano deshidratado, introducir pepitas de chocolate, o como hice yo, sólo ponerle un poco de chocolate rallado por encima.

Gloria.

spacer