Mis magdalenas

Desde mi vuelta de las vacaciones navideño-danesas y entre tiny y muffin, he dedicado mucho tiempo a buscar una masa de magdalena básica, simple, que me convenciera de verdad. Por sabor, textura y color. Eran mis tres requisitos y los tres tenían que satisfacerme al cien por cien. He hecho recetas de libros conocidos, de cocineros/as famosos y no tan famosos, de mi madre, de mi abuela, he cogido esas recetas y las he hecho al pie de la letra, luego he ido cogiendo cosas de unas y otras, he cambiado cantidades y finalmente he dado con MI tecla, he logrado MI magdalena, esa que mi amiga Belén (experta en macarons, flores y en todo lo que se le ponga por delante) ya ha bautizado como “La Yoyalena”. No es mejor ni peor que cualquiera que sea vuestra preferida. Esta es la que me convence a mí por los tres motivos que os comentaba antes: sabor, especial ya que me canta el toque que le da la creme fraiche unida al limón, textura, esponjosa, sin mucho aire y por ello no pesada, y color, es una magdalena pálida, que puede serlo aún más si nuestro horno nos lo permite. Como ayer en Facebook pedíais la receta, aquí os la dejo. Probablemente a alguien le suene, lo cual no me extrañaría porque no deja de ser una magdalena, y obviamente, no hemos inventado la pólvora, solo una receta de bizcochito que me hace feliz.

Ingredientes (para 6 magdalenas tamaño standard):

  • 150 gramos de harina bizcochona

  • 4 gramos de levadura

  • 80 gramos de azúcar

  • 125 gramos de nata fresca/creme fraiche

  • 1 huevo M

  • 40 ml de aceite de girasol

  • La ralladura de medio limón.

Modus operandi

  1. Batir el huevo con el azúcar.

  2. Cuando haya casi doblado su volumen, añadir  la nata, el aceite y la ralladura del limón. Integrar todos los ingredientes.

  3. Tamizar harina y levadura y añadir mezclando a baja velocidad.

  4. Llenar las cápsulas 3/4 y hornear en horno precalentado a 220ºC durante 5 minutos. Luego bajar la temperatura a 200ºC y  hornear unos 10 minutos más hasta que al introducir un palito éste salga limpio (obviamente los tiempos variarán según el horno y el grado de “tueste” que nos guste que tenga el bizcocho).

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *