Galletas de queso roquefort y nueces

Hace unos días, hablando de ese tema tan manido como es la denominada “tele basura”, un compañero preguntó al resto de los que estamos en el despacho si creíamos que la sociedad es la causa de la televisión que tenemos o viceversa, si la televisión tal y como es a día de hoy, hace que la sociedad tienda a crear unos estereotipos y a promover unos valores que digamos no son ideales para una gran mayoría.

¿Mi opinión personal? “Fifty-fifty”. Creo que ni una cosa ni la otra, sino que la sociedad y su influencia en la tv y al revés son un claro ejemplo de “pescadilla que se muerde la cola”. Todos sabemos que si hay ese tipo de programas, es porque la gente los ve, no nos engañemos. Queda muy bien decir que no se ve cierta televisión pero salvo un pequeño porcentaje que de verdad no ve la tele, todos, en algún momento hemos visto o seguimos viendo determinados programas.

En mi caso, confieso sin rubor alguno que después de comer, mientras descanso un rato tirada en el sofá, y iPad en mano repaso las redes sociales, leo periódicos etc, muchos días tengo como programa de fondo “Sálvame Diario”. Es cierto que podría no encender la tele y oír música, pero tengo otros momentos para ello que me gustan más; podría leer o hacer crucigramas, pero en ese ratito no quiero estar concentrada en nada concreto. Podría ver otra cosa, sí, pero no me gustan las series españolas, el programa de Jordi Hurtado parece hecho para mentes superdotadas y desgraciadamente no llego al nivel ;), y los documentales a esa hora me provocan sueño y jamás duermo siesta durante la semana. Así que durante la hora y algo en la que a veces “veo” ese tipo de televisión, lo que busco es un “ruido de fondo” algo que no me “enganche”, en lo que realmente no merezca la pena centrarse ni a lo que dedicar demasiada materia gris.

Y mientras tengo ese programa en pantalla formo parte de quienes contribuyen a que tenga un alto índice de audiencia, mea culpa; la diferencia está en que ese espacio no condiciona mis tardes. En este sentido formo parte de un sector de la sociedad que consume esporádicamente esta televisión pero no la promueve ni la fomenta, simplemente la “utiliza” en un determinado momento. Y ahí está uno de los quiz de la cuestión, la manera en la que quienes ven (vemos) esos programas influye o no en los mismos y hasta que punto. Es más que probable que por cada persona que los ve de la misma forma  que yo, haya el triple que los vea de principio a fin, que comente con el vecino cada detalle y que haga de sus contenidos una parte de su vida diaria. En esos casos, ese grupo de personas, con esa “dedicación” a los temas que se tratan no hacen sino alimentar los mismos, darle una importancia que en absoluto es la que tienen y que por supuesto no es ni por asomo la que se merecen. E imagino que ese interés palpable en la calle, que se traduce en altos índices de audiencia, es el mejor baremo para las productoras y cadenas, y por tanto un factor clave en la renovación de contratos de programas. Pero no creo que se pueda decir que la sociedad en sí lleva a la tv que tenemos porque no es cierto al cien por cien.

Mi compañero planteaba la pregunta ante una conversación acerca de un programa llamado “Hombres, Mujeres y viceversa”, del cual solo he visto fragmentos en otros programas de la misma cadena (no nos olvidemos que estos suelen retroalimentarse entre ellos para continuar sus picos de audiencia) y digamos que no necesitas ser astrofísica para saber de qué va el cotarro. Tomándolo como ejemplo: ¿podemos decir que lo que se ve en dicho programa condiciona o hace que los jóvenes a día de hoy sean frívolos, más preocupados por su físico que por otras cosas, con unos valores que por lo que se ve en ese programa dejan mucho que desear, y que en definitiva se centren sólo en el aspecto superficial de la vida? De nuevo: no al cien por cien. Es cierto que a día de hoy a veces topas con estereotipos de jóvenes que te pueden llevar a pensar que hacen de dicho espacio un espejo en el que reflejarse, que lo deben tomar casi como un manual de estilo y que viven centrados en la frivolidad que inunda ese y otros programas, pero no creo que haya sido la televisión quien les haya llevado por esos derroteros. ¿Les influye? Indudablemente, pero ¿se ha creado ese programa para “transformar” a una parte de la sociedad, a esa juventud? No lo creo.

Mi opinión es que en España no se hace una buena televisión en general, hay países que nos llevan una ventaja abismal (Reino Unido y esa BBC, ITV etc. que son insuperables); lo que tenemos aquí deja mucho que desear, tenemos varios canales y cada uno ofrece simple y llanamente lo que les demanda la mayoría de espectadores que tienen. Tan sencillo como eso. Guste más o guste menos. ¿Se ofrecen en algunas cadenas contenidos que dan lugar a espectáculos que muchos consideramos bochornosos? Sí. ¿Contribuyen ciertos programas a alimentar la banalidad y la superficialidad de quienes los siguen a diario? Sin duda. Pero todos ellos tienen su audiencia fiel, y aunque nos cueste creerlo y por mucho que nos empeñemos, a día de hoy es muy difícil hacerla cambiar de gustos. ¿Cuestión educacional, formativa? Para mí, no hay duda.

Afortunadamente las opciones son muchas, y no solo de televisión vive el hombre, con lo cual con un mínimo de interés intelectual que uno tenga puede dedicarse a hacer cientos de cosas que no tengan nada que ver con la denominada “caja tonta”. E insisto, para mí, a mayor educación, menos televisión. Por tanto, la posibilidad de poder de cambiar lo que hay, tanto en este como en otros temas, una vez más es solo y exclusivamente nuestra.

Y hablando de tele, y de pasar tiempo frente a la pantalla, estaría muy bien hacerlo tomando unas galletitas saladas como las que os traigo hoy, una delicia de receta a base de queso Roquefort y nueces que le vi recientemente publicada a mi tocaya Gloria de “En ocasiones veo cupcakes” y que no pude sino hacer a los pocos días de leerla. El enlace que hay debajo de la foto os lleva a su entrada, donde tenéis la receta. Hacedla porque son increíbles y muy fáciles.

Galletas de queso Roquefort y nueces

int&IG

Fuente/Source

Hasta el próximo sábado. Feliz fin de semana.

Yt.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *