Galletas de plátano, avena y pasas

El pan. Ese alimento básico, de primera necesidad tan (aparentemente) dificil de encontrar de buena calidad en mi ciudad. Cuando visitas otras ciudades u otros países donde la cultura del pan es muy diferente, (en España pienso que no hay cultura del pan, que lo que hay ahora es una moda que, como la de los cupcakes parece que tiende a permanecer) es cuando de verdad notas las carencias que tu localidad tiene también en ese sentido.

Por eso, cuando en noviembre del pasado año dos chicos portugueses abrieron en mi ciudad una panadería en la que podia encontrar panes de muchos tipos, vi “el cielo abierto”. Panes de cereales en diferentes porcentajes, con o sin semillas, pan de agua, pan de molde natural, focaccias con o sin tomate. Una selección quizás demasiado amplia para esta ciudad no acostumbrada aún a otro pan diferente a la baguette, la “media barra” o la barra y el bocadillo o mollete. Pero alguien ha de ser el primero en romper barreras y era una oportunidad única para darnos gusto a los que demandábamos otro tipo de pan, así como para dar a conocer al resto de la población otros sabores y texturas.

Pues bien, ayer me entero que el local ha cerrado. Una pena. Pero lo peor es que se van dejando mal sabor de boca por otros motivos. Han puesto una nota en la ventana en la que básicamente culpan del cierre a los trabajadores contratados en su día, que acabaron despidiendo, a los pacenses por no estar preparados para otro tipo de panes más allá que los pre congelados, y “al sistema” por haber elevado los costes empresariales. Terminan diciendo que mi ciudad no está educada en la calidad. Y no es justo.

Los negocios se abren y desgraciadamente se cierran, pero también es cierto que cuando se abren ha de hacerse con un mínimo plan de empresa previo, que se hace más necesario aún cuando la actividad que se pretende llevar a cabo es en cierta forma novedosa para la ciudad donde vas a invertir. En ese plan, entre otras muchas cosas figuran normalmente unas proyecciones a corto, medio y largo plazo del funcionamiento de la empresa, y se incluyen también las previsiones de costes, de todos, incluidos por supuesto los del personal. Un personal, que obviamente, si es despedido, tiene su derecho a solicitar la prestación por desempleo. Y junto a ese plan, ha de haber una idea clara de cómo publicitar el local, tu producto, que además sabes que es bueno. Un anuncio en radio y una página en FB que apenas se actualiza no son estrategias corrrectas ni suficientes de publicitarse. Es cierto que en esta ciudad estamos acostumbrados a un pan muy determinado desde tiempo inmemorial pero también lo es que si desde el momento cero, siendo consciente de ello, aplicas determinadas estrategias de promoción de esos otros panes, de esos otros sabores, a la población se le va dando la oportunidad de abrirse a ese nuevo producto sin necesidad de abandoner el que tradicionalmente están acostumbrada a tomar, y que en dicho local, como todos los panes que hacían, era de una gran calidad.

Es una lástima que cierre un negocio, cierto. Pero que se nos culpe a los demás del cierre, es todo menos elegante. Totalmente innecesario. Una pena.

Y como no queremos penas, hoy traigo receta potente. Galletas de avena, pasas y plátano. Porque el verano está aquí y con el la Operación Cakekini. Pasaros por mi página de Facebook si tenéis blog y queréis participar en el álbum que vamos a crear entre todos con aquellas recetas calóricamente dignas de formar parte de dicha Operación.

IntG+Inst

Galletas de plátano, avena y pasas

(Fuente/Source)

Ingredientes

  • 150 gramos de plátano maduro

  • 100 gramos de harina de avena

  • 100 gramos de copos de avena

  • 60 gramos de pasas

  • 2 cucharaditas de azucar

  • 60 ml de aceite de olive suave

Elaboración

  1. Precalentar el horno a 180ºC

  2. Combinar los ingredientes secos en un bol, mezclarlos bien y añadir el plátano triturado.

  3. Formar bolas bien compactas con la mezcla Si está muy seca, podéis añadir un poco de agua.

  4. Colocar las bolas en una bandeja de horno forrada con papel o silpat y aplastar dándole forma de galleta.

  5. Hornear unos 30 minutos hasta que estén doradas.

  6. Si queréis poder espolvorear copos de avena sobre las galletas antes de introducirlas en el horno

Nos vemos el lunes.

Yt

4 Replies to “Galletas de plátano, avena y pasas”

  1. Hola!

    Desgraciadamente, lo que cuentas pasa en más ciudades. Aquí por ejemplo, no tanto con el tema pan, porque por suerte, es fácil encontrar sitios en los que el pan que venden es bueno, pero sí con el tema bollería/pastelería. Existen muchas pastelerías tradicionales, en las que encuentras siempre lo mismo. Está bueno? por supuesto, pero creo que hay que ir adaptándose a los tiempos. Por suerte, en muchas de ellas se han dado cuenta y han empezado a incorporar nuevos productos a su surtido.
    El mayor problema que tenemos en Oviedo, es que hay mucha gente mayor a la que cuesta probar cosas nuevas. Es una diferencia que notarás entre Oviedo y Gijón.
    Todo lo nuevo siempre empieza en Gijón, y no sólo el tema pastelería, también en restaurantes de otros países.
    Oviedo, aunque en tema gastronómico empieza abrirse poco a poco, sigue siendo muy tradicional…

    Y después de esta parrafada… Las galletas me encantan! Dignas merecedoras del galardón operación cakekini.

    Un besazo!

  2. La panadería de la avenida de Colón??
    Las cosas están complicadas en los negocios… Pero culpar al cliente… No es de tener mucha vista empresarial..

  3. No te niego yo que hayan podido tener mala suerte con los empleados, pero eso se soluciona rápido… pero para eso tienes que estar tú, como dueño del negocio, completamente encima de él (primer error). También hay que ser previsores, como tú dices (segundo error). Y por supuesto, hay que ser muy formales… (tercer, último y fundamental error)

Leave a Reply to Ytreats Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *