Bizcocho de avena y nueces

Sábado, fin de una semana en la que he acabado hasta la coronilla de leer sobre dos temas que empiezan por “G”, Grecia y la dichosa peli del Sr. Grey. Como el primer tema no es de lo más entretenido, pasemos al segundo. Con la peli vuelve a pasar exactamente igual que con la trilogía, hasta ahora solo he leído críticas que se dedican a despotricar del argumento, de la temática, de lo que subyace tras la historia, y sigo pensando lo mismo: ¿a qué viene tanto escándalo? Por un lado estoy segura de que un altísimo porcentaje de las personas que criticaron la trilogía no leyeron los libros (la de veces que he leído en redes:”no pienso leer esa porquería barata, machista”, bla, bla bla…), con lo cual no sé por qué ciertas personas claman al cielo si no han leído ni dos líneas. Por otro, sigo sin entender cómo la opinión generalizada de quienes han leído los tres tomos sigue siendo tan negativa, cómo se exagera el contenido del libro llevándolo a unos análisis realmente extremos cuando en realidad todo es mucho más fácil.

Esta claro que la escritora no es digna del Nobel de Literatura. Hasta ahí todos de acuerdo. Pero tampoco lo son tantos y tantos autores de literatura que podemos llamar “de consumo rápido” y venden libros como churros. Esta señora parece ser que debe arder en la hoguera por haber escrito un libro sobre una relación con-sen-ti-da entre dos personas que viven la sexualidad de una manera diferente a la que la inmensa mayoría de las personas están acostumbradas. ¿Qué hay de malo en ello? Sigo sin verlo. Sigo sin entender esa necesidad de machacar la historia basándose en que la protagonista es una pobre víctima que no sabe nada, que está sometida, y que el Sr. Grey es lo peor que hay, el ser más despreciable de la historia de la literatura. ¿Por qué hay que hacer ese análisis tan denso e intenso de lo que solo es una novela de ficción? ¿Por qué entonces no se prohibe a mucha gente joven escuchar ciertas canciones cuyo contenido es realmente obsceno y violento en muchas facetas? Me encantaría ver la cara de muchos padres si se pusieran a traducir muchas de las canciones que sus hijos escuchan. ¿O por qué no se monta el mismo tipo de escándalo con todos esos video juegos que hay en la actualidad en muchas casas donde los críos pasan las horas jugando a ser mercenarios cargándose a gente? ¿Por qué nadie analiza con la misma profundidad la imagen que proyectan los “adolescentes” de las series que se pueden ver en canales como Disney Channel ?

La trilogía de Grey no deja de ser un libro, una historia, una novela como muchas otras. Sí, como muchas otras. No hay que darle más vueltas. Si se empieza a leer y no gusta hay que dejarlo. Si se sigue leyendo por aquello de no dejar los libros a medias (algo que no entiendo), entonces se decide conscientemente pasar un “mal rato” hasta terminar (vaya tortura acabar una trilogía si no nos gusta) y así no me extraña que con cada página la ira furibunda de la persona que lee vaya aumentando. ¿Nadie piensa que el exitazo de ventas que ha tenido se debe a que ha habido miles de personas a las que la historia les ha resultado entretenida sin ir a más? ¿No podemos pensar también que ha habido muchas personas jóvenes y no tan jóvenes que quizás no habían leído un libro en su vida y que animadas por la polémica han sido capaces de acabar no uno, sino tres y que eso es señal de que, de nuevo, no han sufrido con la historia?

Y sobre la peli, más de lo mismo. Jamás ganará un premio, bueno sí, quizás ella un Razzie a la peor actriz del año. Sin embargo, qué curioso, pese toda la polémica suscitada por los libros en su día, pese a que la historia en imágenes está totalmente suavizada para poderla exhibir bajo la clasificación de apta para casi todos los públicos y así forrarse, ¿por qué va la gente al cine en masa? ¿Por qué hay salas que programan más de diez sesiones? Porque la gente busca simplemente entretenimiento, con más o menos morbo. Y nos guste o no, la historia del Sr. Grey y su chica (¿o es al revés? 😉 ) es solo eso, una historia de ficción. Entretenimiento.

Y lo que no es ficción es esta maravilla de bizcocho, que para no haceros seguir leyendo más, os diré que hice siguiendo ESTA receta que vi hace muy poco tiempo.

Bizcocho de avena y nueces

INT

Fue leerla y pinearla de inmediato para hacerla a los pocos días. Un bizcocho de campeonato, denso, al que la próxima vez que lo haga añadiré algo de cardamomo para darle ese toque único que el esta especia aporta y que le va perfecto a la avena, las nueces y al muesli.

Buen fin de semana. El lunes os espero con el sandwich listo.

Yt.

9 Replies to “Bizcocho de avena y nueces”

  1. Tengo que reconocerlo, soy parte de la masa que ha leído los tres libros, sin sufrir. Aunque sí creo que existe una sumisión que va más allá del tema sexual.
    Pero estoy de acuerdo contigo, es ficción, y no han obligado a nadie ni a leer el libro ni a ver la peli. Aunque sigo sin entender las histerias de esas señoras de más de 50 que van en grupo al cine, y que han comprado las entradas con antelación como si se tratara de un concierto de U2…. Pero bueno, prefiero esas histerias por el Sr Grey, que por el choni-pijama de la Esteban que se agotó en una semana.
    En fin….
    El bizcocho, pintaza. Yo también lo tengo “pineado”, así que esta semana cae fijo.
    Besazos!

    1. Vive y deja vivir. Básicamente el texto se resume en eso. Todo es más sencillo de como lo plantean. Besotes enoooooormes!!!

  2. Uy qué de acuerdo estoy contigo… cuánto lío arma la gente por nada. Yo también me he leído los tres libros sin sufrir, la peli no creo que la vea. Hay mil y una cosas peores a las que nos “sometemos” cada día y nadie dice NI HACE nada… sigamos contentos y comamos bizcocho… este lo hago hoy mismo!!
    feliz finde, mi Glo!!

  3. Pues mira, dos cosas más en la que estamos de acuerdo… Una que este bizcocho es de muerte relenta… Otra, que líos los justos… Yo, que soy sibarita de la literatura, amante de buenos y densos libros, de esos que la mayoría de la gente considera ladrillos, me rechiflan los clásicos… Sin embargo, también he leído la trilogía, y la he leído porque me ha dado la real gana. Por más que nos encorsetemos en lo que los demás opinan que debemos o no hacer, mi diosa interior me dice que haga lo que me apetezca, siempre que nadie salga perjudicado. Y lo hago, desde luego. Y es más, me voy a hacer este bizcochuelo y le voy a poner cardamomo, para que mi diosa interior baile una muiñeira o una sardana. Feliz fin de semana, Glo! 😉

  4. ¡Estamos en un mundo de locos! Se da importancia a temas que no la tienen, se exagera y “mercantiliza” todo aquello de lo que podemos sacar dinero, y a la vez ignoramos situaciones que claman al cielo, pero que no llenan ni una página en un diario.
    En fin…
    El bizcocho tiene una pinta estupenda.
    Besitos

    1. Eso digo yo, que menos líos por un libro que al fin y al cabo es ficción y más a otros temas que pasan de largo a diario y que son de verdad dignos de análisis.
      Un besote.

Leave a Reply to Carolina Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *