Ensalada de pepino y feta

No hace mucho, cuando me disponía a poner el pin de mi tarjeta en una tienda, la persona que en teoría debía ser la siguiente en ser atendida, estaba pegada a mi lado, ni siquiera detrás, sino a cinco centímetros de mí, pudiendo ver por tanto mi clave. Intentando ser diplomática, algo que cada día me cuesta más en ciertas situaciones le dije a la dependienta: “en cualquier otro país civilizado esto no pasaría”. Obviamente no me comprendió y me preguntó:”¿Qué es lo que no pasaría?”. Y haciendo un gesto con los ojos dije: “que esté una persona pagando, y la siguiente en turno esté pegada a mí, pudiendo ver mi número secreto sin darme opción ni siquiera a girarme, como si no hubiera espacio en la tienda y estuviéramos hacinados”. Contestación de la “sujeta-lapa”: “es que esto no es cualquier país, esto es España”, (OLE), ante lo cual le dije a la dependienta que o bien esta señora se separaba de mí al menos medio metro, o me iba sin comprar. La chica, sin dar crédito a lo que estaba viviendo, le pidió a la señora que por favor se alejara, a lo que esta accedió no sin antes soltarme un: “¡cuidao con la fina de la mujé!”.

Vivir para ver.

Esta invasión del espacio físico-vital es algo de lo que al parecer la gente no es consciente. Otro ejemplo. En mi oficina, hay una persona que tiene la  costumbre de cada vez que se acerca a hablar con nosotros, pegarse, no se dirige a quien sea desde el otro lado de la mesa, desde detrás de la pantalla del ordenador, como sería normal, sino que se gira y se pega a nuestro lado. En el trabajo además este hecho fastidia doblemente ya que no solamente están invadiendo mi espacio físico sino el laboral. No encuentro el motivo por el cual algunas personas son incapaces de mantenerse detrás de la pantalla cuando necesitan algo de mi. Lo mismo pueden decirme o contarme sin necesidad de estar a menos de diez cms. de mi. Es un fenómeno este que no entiendo y que me supera.

En cualquier lugar donde haya una cola (esa es otra, la incapacidad manifiesta de los españoles para saber hacer una cola y respetarla) pasa lo mismo. Todos bien pegados unos a otros. En el cine, en el supermercado, en el banco, (si bien es cierto que aquí en muchos bancos han tenido la buena idea de colocar una línea, a más o menos metro y medio desde los mostradores de atención, para evitar que la persona que esté siendo atendida esté a la vez informando de su situación financiera a quien justo le está “acariciando” la nuca con su aliento…), en las tiendas, en los restaurantes de comida rápida. Invasión.

Me viene a la cabeza una escena de Dirty Dancing, aquella en la que el pobre Patrick “Chuaichi” le mostraba a Baby que hasta bailando, hay un espacio físico que hay que respetar:

“Este es mi espacio de baile, y este es el tuyo. No me quieres en el tuyo, ni te quiero en el mío”. A partir de ahora, me veo imitando al malogrado Patrick cada vez que me sienta invadida.

Y hablando de invasiones, hay varias que dejo que ocurran en mi cocina estos meses de verano. Una es la de la fruta. En verano es una gozada la variedad que podemos disfrutar y las posibilidades que nos ofrece. Últimamente y en gran parte por culpa del blog de mi amiga Natalia, Con Harina en mis Zapatos, donde hay una sección de batidos que quitan el sentido, los preparo de muchas maneras. Es una forma estupenda de disfrutar de dos o tres piezas de fruta sin enterarte. La segunda, la de las ensaladas. Soy una enamorada de ellas. Creo que no hay combinación que no me guste, y la que os traigo hoy es bien simple, pero muy refrescante para los días de calor que (para mi desgracia) se avecinan. Con ella además participo en el reto del blog de Rosi Sugg-r and some Salt  “Pon una ensalada en tu verano”.

IntIG

Ensalada de pepino y feta

Ingredientes:

  • 1 pepino

  • Aceitunas negras

  • Queso feta

  • Sal y pimienta

  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Elaboración

  1. Lavamos bien el pepino y lo cortamos en rodajas finas

  2. Cortamos en rodajitas o en mitades las aceitunas negras

  3. Migamos el queso feta

  4. Aliñamos con el aceite, la sal y pimienta

  5. Colocamos en vasitos o cuencos y adornamos con más queso feta desmigado

Más fácil, imposible.

Nos vemos el sábado que viene, hasta entonces, me encontráis en Instagram. Vivo allí ;).

Yt

4 Replies to “Ensalada de pepino y feta”

  1. Guapa!!!

    Gracias, gracias y gracias! Me acabas de sacar los colores!

    En cuanto a lo que dices, no puedo estar más de acuerdo, aunque creo que yo no soy tan diplomática como tu, porque la última vez que me pasó algo parecido, la señora en cuestión se fue “contenta” a su casa. Para mi es una falta de educación, de respeto…, como tantas otras cosas a las que por desgracia estamos muy acostumbrados.

    Y lo de la línea amarilla de bancos, centros de salud, administración pública…, al menos aquí, no sirven para nada, porque he llegado a una conclusión, la gente no sabe leer, y claro, eso explica muchas cosas.
    Por cierto, las ensaladas me chiflan, y la de hoy queda apuntada.

    Un besazo!

  2. mi Gloriaa!! si no me haces una ensaladita de estas, te invado el espacio vital!! jajajaja calla mujer, es muy pero que muy desagradable la mala costumbre de la gente de andarse pegando… y ahora en verano, mejor ni pensarlo!!!
    mejor pensar en cosas más lindas y deliciosas, como esta ensaladita! vaya “verrine” bonita que has hecho! tanto la gama de colores como la combinación de sabores, es de diez, que de diez, de doce y medio!!!
    gracias, cielo, por poner una requetemagnífica ensalada en el recetario! me llevo, con tu permiso, la primera foto que es de revista y la recetuqui…sin pegarme demasiado, lo prometo jajajaja
    un besazo y disfruta del finde!! <3

  3. Pero como era posible que no hubiera entrado NUNCA en tu blog???? Lo que pasa es que a las horas que nos “vemos” voy en el tren hacia el curro y pienso, cuando llegue a casa lo busco..pero ya se sabe…jajajaja Gracias al comment que me has dejado, me he acordado de ti…en casa!!!! jajajajajjajaja
    Sabes, tu y yo haríamos buenas migas…porque a mi me pasa lo mismo…no entiendo el comportamiento de la gente y supongo que es porque yo intento no molestar nunca….en fin…una batalla perdida…o quizás no?
    Oye…estoy super intrigada por el sábado….jajajajaj…desde la playa estaré al loro y desde el chiringuito con una birra me acordaré de ti…yeah!
    Hasta mañana por la mañana….jajajajaj
    Un beso..pero grande grande…eh?
    Gemma de Food&Cakes by GB

    1. Gemma, con los cientos de blogs gastronómicos que hay lo normal es que no hayas entrado nunca en mi blog. Pero como nunca es tarde: ¡bienvenida! 🙂 No esperes grandes recetas, lo que hago es todo muy sencillo, no verás recetas muy elaboradas. Intento mejorar poco a poco con las fotos y disfruto mucho escribiendo. Quizás mi blog se diferencia de otros food blogs en esto, en que tanto los textos que publico los sábados como la receta, para mi tienen la misma importancia, y si me apuras, la receta es hasta una excusa para comentar, opinar y escribir ;).
      La entrada del sábado te hará sonreír porque está relacionada con la que has escrito para presentar el e-book. ¡Casualidades de la vida!
      Nos vemos como cada día, bien temprano, y sí, acuérdate de mí con una cañita fresquita en la playa el sábado!
      Un beso enorme y de nuevo ¡bienvenida!

Leave a Reply to Natalia Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *