Ensalada de acelga roja, fresas y queso feta.

No pongáis esa cara, que os estoy viendo. Sin probar las cosas no se ponen caras raras. Seguramente habéis visto la foto y lo primero que habéis pensado es: estupendo colorido pero a ver quien se atreve a probarlo. No me vale. Gallinas. La combinación de hoy es digna de preparar para que veáis cómo fruta, verdura y lácteos combinan de una manera sorprendente a veces.

Esta ensalada intenté prepararla ya el año pasado en esta época de fresas pero me fue imposible encontrar acelga roja. ¿Curioso? No. En Badayork pasan estas cosas. Y gracias a que tengo una madre de lo más espabilado y con una memoria increíble, esta semana la vio y me la compró acordándose de mi búsqueda frustrada de hace un año. De manera que gracias a ella hoy os traigo una ensalada que no admite ningún “pero” y que me vale para celebrar que en dos días este blog cumplirá cinco años de vida.

Fresas acelgas y feta1

Ensalada de acelga, fresas y queso feta

Ingredientes

  • Unas hojas de acelga roja

  • Fresas

  • Queso feta

  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Elaboración

  1. En el fondo de un bol, ponemos un par de hojas de acelga roja previamente bien lavadas y escurridas

  2. Sobre ellas, las fresas igualmente lavadas, escurridas y troceadas, y el queso feta, en daditos o desmenuzado.

  3. Cuando vayáis a tomar la ensalada, la aliñáis con un chorrito de AOVE y listo.

Fresas acelgas y feta2

Como ocurre con muchas ensaladas, no hay cosa más fácil de preparar. Si la hacéis en cuencos individuales, podéis partir las hojas de acelga en trocitos, pero a mi me gusta más la presentación con las hojas enteras.

También podéis hacer esta ensalada en rollitos, colocando las fresas y el queso feta rociados con un chorrito de AOVE en un extremo de la hoja de acelga y enrollar. Es otra opción de presentación.

Buen fin de semana y hasta el próximo sábado.

Gloria.

6 Replies to “Ensalada de acelga roja, fresas y queso feta.”

  1. Gloria querida, yo no pongo caras raras y lo sabes… A mi esta ensalada me parece deliciosa, fresca y sana… Olé por tu madre que se acordó de tus acelgas… es que este tipo de verduras “raras” (llamémosla así) no se encuentran tan fácilmente. Yo solo las he comido una vez. Hice una pizza vegana con ellas y la publiqué casi en los anales del blog… Te felicito por tus cinco años… qué pena que yo te conocí algo tarde, pero desde entonces sabes que soy acérrima seguidora de tus publicaciones…
    Gracias por tus palabras y halagos en mi blog, que siempre me sacan una sonrisa. Besos y hasta la semana que viene.

    1. Pilar, muchísimas gracias por pasarte y comentar. Sabes que la admiración es mutua, y lo importante es que nos hemos descubierto, nunca es tarde para nada! Así que sigamos disfrutando con cada propuesta que lanzamos al “espacio sideral”! Un beso grande.

  2. Hola Gloria! Pues por lo menos, de aspecto, es un auténtico espectaculo. Una ensalada preciosa. Lo de ponerle fresas, lo tengo que probar. Algunos cuentan que los tomates y las fresas son intercambiables asi que me lo apunto. Una duda sobre esta acelga preciosa, que tampoco he probado… Se come el tallo o solo las hojas?
    Un beso
    maite

    1. Hola Maite! Los tallos yo los tomo aparte, partidos a trocitos y muy pochados con cebolla. También puedes hacerlos en revuelto. Es una acelga desconocida pero que una vez que la pruebas, gusta y mucho. Un beso fuerte.

  3. Yo hago una ensalada en la que uso fresas, queso de cabra, canónigos y rúcula, le añado unas nueces, y aliñada con AOVE y vinagre balsámico, así que no pongo caras raras :-D, al contrario, en cuanto vea acelga roja me tiro en plancha a por ella.
    Besos

Leave a Reply to Pilar Cabello Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *