Bizcocho de chocolate y plátano

Hay semanas en las que el tiempo vuela, en las que llega el sábado y no me entero de cómo ha sido posible que haya sido tan rápido, y otras, como la que termina, en la que cada hora era un grito para que llegase el viernes. Y es en esas semanas en las que todo va a paso de tortuga, a cámara lenta, en las que me pregunto todo tipo de cosas, en las que me da por pensar sobre lo divino y lo humano, para finalmente llegar siempre a la misma conclusión: necesito un cambio. Necesito hacer algo nuevo, algo que me saque de la gran monotonía que son muchos de mis días. Me gustaría dar portazo y mudarme de país, cambiar de escenario una época, empezar desde cero, sentirme activa y llevar a cabo parte de todas esas ideas que se me pasan por la cabeza tan a menudo y que creo que no dejan de ser sino una llamada de atención de mi interior para que reaccione.

Tengo lo que se supone que es una vida cómoda y estable, he seguido los pasos de todo eso que se supone que una persona debe hacer para tenerlo todo “atado”, pero conforme pasa el tiempo siento que me estoy perdiendo muchas cosas, experiencias, vivencias, todo por estar sujeta a esa “seguridad” que desde que nacemos parece que nos obligan a buscar sobre todas las cosas. Cierto es que cuando estás metida en ese proceso de “logro”, no ves otra cosa, vas saltando obstáculos hasta conseguir el objetivo. Y cuando ya lo tienes es facilísimo dejarte llevar por el día a día, sin pensar más allá, dando por hecho que tu vida ha de ser plenamente feliz así, viviendo esa rutina auto-impuesta.

Pero ¿qué pasa cuando lo que tienes te lleva a pensar que esa seguridad te está impidiendo en cierta manera “vivir”, cuando sientes que el tiempo pasa y que tu día a día no te lleva a nada que te satisfaga realmente, cuando te das cuenta de manera más que consciente que la vida pasa a la velocidad del rayo y que lo único que estás haciendo de ella es una pura sucesión de rutinas muchas veces totalmente vacías de sentido? En ese proceso estoy. Llámese “crisis de los 40 y tantos” o llámese equis. El caso es que tener tiempo para pensar, solo me lleva a lo mismo una y otra vez, a querer romper con todo una temporada, más larga o más corta, ni idea, pero a realizar de manera consciente un cambio en mi vida, haciendo algo que en definitiva me retribuya y haga que mis días no los vea como una sucesión de imágenes grises sino como fotografías llenas de color y con un sentido.

Seguiremos informando ;).

Y hablando de color, de escándalo es el marrón de la receta que os traigo hoy. Color y calorías, para que engañaros. He hecho muchos bizcochos desde que este blog se abrió (hoy precisamente hace 4 años) pero que recuerde, ninguno tan “lujurioso” como este. Lo tiene todo, sabor y textura. Y repito, calorías, a porrillo. Sin complejos. Es un bizcocho para valientes. Vamos con la receta:

INT1

Bizcocho de chocolate y plátano.

(Fuente/Source)

Ingredientes:

  • 100 gramos de nueces picadas

  • 2 plátanos medianos muy muy maduros

  • 115 gramos de mantequilla

  • 145 gramos de azúcar moreno

  • 1 huevo grande

  • 1 cucharadita de pasta de vainilla

  • 1 cucharadita de levadura

  • ¼ cucharadita de sal

  • 125 gramos de harina de todo uso

  • 65 gramos de cacao en polvo (yo utilizo Valor)

INT2IG

Elaboración

  1. Precalentar el horno a 180ºC

  2. Picar bien todas las nueces.

  3. Con un tenedor aplastar bien los plátanos hasta hacerlos puré.

  4. Derretir la mantequilla y mezclarla con los plátanos, el azúcar moreno, el huevo y la vainilla.

  5. Añadir la levadura, sal, la harina y el cacao en polvo y mezclar todos los ingredientes hasta integrar bien.

  6. Poner la mezcla en un molde engrasado y cubrir por completo con las nueces

  7. Hornear durante una hora aproximadamente o hasta que comprobemos que el bizcocho está hecho.

  8. Dejarlo enfriar unos 15 minutos en el molde antes de desmoldar para dejarlo enfriar en una rejilla.

Nos vemos el jueves.

Yt

10 Replies to “Bizcocho de chocolate y plátano”

  1. Buenos días, Glo! Qué manera de empezar el sábado, he visto este bizcocho y ha sido una verdadera revelación, me salva que tengo un tartón de chocolate en la nevera, tendré que esperar un par de días (no más) para hornear esta sabrosura… En cuanto a esos vientos de cambio de los que hablas, llevan soplando en mi vida desde que tengo uso de razón, así que a lo mejor no son cosa de la edad… Cada vez que subo un peldaño en la escalera de la vida y parece que bien podría quedarme ahí, necesito algo que aporte emoción y reto en mi vida (en esas llegó mi blog hace seis meses, de la mano de mi Tito)… En fin, mi madre me llama culo inquieto. No sé lo qué será. Estaré atenta a tus novedades, en la vida y en el blog. Muaks!

    1. Montse! Luego lo mismo se quedan en nada, pero la sensación que tengo últimamente no me abandona! Mientras tanto, yo sigo en plena #OC15, eso sí que lo tengo claro ;). Besazos!!!

  2. Tu receta, como todas, una maravilla…Sobre lo demas, si te sirve, te dire que se puede y se sobrevive si decides tirarte a la piscina. Yo deje un trabajo que me daba mucho dinero y status, tenia una vida comoda y hecha y un dia decidi que necesitaba mas tiempo para mi y para reencontrarme a mi misma. Y aqui estoy, un año y medio despues estoy feliz de la vida, hice las maletas y me fui a otro pais y vivo cada dia como si no hubiera mañana porque en realidad…¿quien sabe si estaremos aqui mañana? Nos habremos perdido todo aquello que nos hace felices…Te aseguro que se puede sobrevivir con mucho menos y ser mucho mas feliz. Solo hay que salir de la zona de confort, confia en tu instinto…Un besito

    1. Estoy más que tentada Margot! Conozco a mucha gente que lo ha hecho, que conscientemente ha cambiado su vida porque así lo sentía y el cambio ha sido a mejor. Gracias por pasarte por aquí. Un besote.

  3. Ay Gloria pues leerte es leerme, coño , también tengo esa crisis! He buscado y creo he logrado cierta estabilidad en mi vida pero hay épocas que quisiera salir corriendo y cambiar todo, vivir nuevas experiencias y buscar nuevos lugares , comida, amigos… Y regreso a mi realidad, y la aprecio…admiro al valiente que lo hace, más no lo envidio … Mientras sigo amando tus recetas tengo tantas pendientes pero creo tengo todo para esta…del de requesón ni me dio tiempo de la foto! Jajaja

    1. Alejandra! Lo mismo es algo pasajero, o quizás haga las maletas y coja un avión…al norte, siempre a algún sitio en el norte…pero sea donde sea, yo seguíré cocinando y aumentando esa lista de pendientes que tienes “por mi culpa”. Un besazo enorme guapa!

  4. Pues chica, has dado en el clavo….nosotros estamos así los dos…pero ya hemos vivido una época chunga por un negocio que no acabó bien y estamos pagando. Como dicen, el miedo paraliza…pero espero no tardar mucho en perderlo y dar el salto que queremos dar…por que la vida es corta y hay que tirarse si o si!
    Un beso guapa….y me quedo la receta de este estupendo Brownie!

    1. Gemma, SÉ que acabaréis dando el salto, es cuestión de tiempo y de encontrar el momento propicio. Y lo celebraremos! Un besazo.

  5. ¡OOOOOOOOOOOOOHHHH! ¡Qué receta más fantástica!, a Pinterest que va, y seguro que la hago 😉

    Mi vida últimamente ha sido más movida de lo que me hubiera gustado. La verdad es que nunca sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina y que puede cambiar tu mundo, y tu “zona de confort” de arriba a abajo. En mi caso fue una enfermedad, que conllevó enfrentarme a casi 3 años de médicos, pruebas que ni en mis sueños más horrorosos, cambios hormonales increibles; pero también pérdida de puesto de trabajo y cambio total de estilo de vida.
    Descubrí el patchwork, el crochet, los DIY, y la repostería.
    ¿Planes de futuro? Muchos
    ¿Miedos? Infinitos
    Pero, el mundo es de los valientes ¿no?

    Besos guapa, y ya iremos viendo en que acaba todo esto 😉

    1. Carolina, tu cambio sí que no fue buscado y mucho menos querido. Pero a pesar de todo, cuando te leo decir eso de “¿Planes de futuro? Muchos”, creo que esos miedos infinitos que te surgen a la vez tienen que ir dejando de existir. Tu vida ha cambiado, es diferente, pero no por ello ha de ser menos interesante o feliz, y en ello estás, con esas manos que son dos tesoros. Un beso enorme y abrazos miles corazón.

Leave a Reply to Ytreats Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *